Proyecto de Editorial Agricola

logo conocer la agricultura
Agricultor en el interior de la cabina de su tractor

Antonio Torres, el agricultor que domina las tecnologías aplicadas al campo

Para esta nueva entrada os presentamos a Antonio Torres, arquitecto técnico de formación y agricultor de profesión. En su “bio” dice que intenta dar visibilidad al mundo rural, y además lo hace defendiendo la eficiencia, sostenibilidad y la aplicación de la tecnología.

Para esta nueva entrada os presentamos a Antonio Torres, arquitecto técnico de formación y agricultor de profesión. En su “bio” dice que intenta dar visibilidad al mundo rural, y además lo hace defendiendo la eficiencia, sostenibilidad y la aplicación de la tecnología. Algo que valoramos especialmente en el Proyecto Conocer la Agricultura y la Ganadería.

¿Por qué elegiste ser agricultor? ¿Cuándo decidiste dedicarte a ello profesionalmente?

Me dedico a ello de manera profesional hace 10 años, estudié arquitectura técnica y trabajaba en la construcción, aunque finalmente decidí incorporarme a la explotación familiar. A día de hoy puedo decir que fue una buena decisión, a pesar de los problemas, porque soy feliz, tengo ilusión en lo que hago y eso en un trabajo es fundamental.

¿Qué cultivos produces?

Soy del Valle Esgueva de Valladolid, tierra de grandes agricultores, concretamente de Villarmentero de Esgueva, cultivamos en secano: trigo, cebada, colza, lentejas, garbanzos, vezas…

Dos hombres en un campo de lentejas
Antonio y su padre en el cultivo de lentejas

¿Tienes formación específica vinculada al sector agrario? ¿En qué medida crees que se ajusta a al día a día de un agricultor?

Estoy cursando Ingeniería agrícola en INEA, en la modalidad semipresencial, y estoy encantado con la manera que se plantean las clases y formaciones. Encajan perfectamente la teoría con la práctica, y cuentan con un abanico de profesores que son auténticos profesionales del sector y que conocen perfectamente el mismo, desde su punto teórico, pero también práctico.

Según la estación tus tareas cambian considerablemente, pero ¿podrías contarnos cómo es un día típico en las épocas de más trabajo?

Sea la época que sea, el día empieza mirando el pronóstico del tiempo, vamos bailando al ritmo que las condiciones meteorológicas imponen.

El trabajo es muy variado, desde largas jornadas en el tractor, hasta días de mantenimiento y “fragua”, días de organizarte para ver siembras, abonados, fitosanitarios… Y un constante seguimiento de nuestros cultivos para ir viendo su evolución y ver si se está iniciando algún tipo de problema.

A esto tenemos que sumar la cantidad de horas, además “in creciendo” de toda la burocracia que tenemos que soportar en el sector, además de tener sumo cuidado con el porcentaje que tenemos de cada cultivo y zona para cumplir con la nueva PAC además de las múltiples exigencias que vienen con ella.

También invertimos mucho tiempo al apostar por una nueva manera de trabajar nuestros cultivos con la digitalización, pero creo que nos lo devuelve con creces: estudiar las parcelas, imágenes satelitales, realizar mapeos….

Un agricultor es una navaja suiza, tiene que saber de múltiples disciplinas.

Y en definitiva, como autónomos que somos la mayoría, ¿cuántas horas trabaja un autónomo?

¿Cuál consideras que es la parte más difícil de tu trabajo? ¿la más aburrida? ¿Y la que más satisfacciones te da?

Para mí, la situación más difícil de mi trabajo y que me genera mucha impotencia es cuando tenemos alguna plaga o problema en nuestros cultivos y no tenemos ninguna materia activa o herramienta con la que podamos hacer frente. Después de invertir en el cultivo vemos como lo echamos a perder por no tener productos registrados en España para ello, pero sí en otros países. Y para cubrir los gastos de una sola hectárea perdida te hacen falta muchas para recuperarlo.

En las redes sociales eres muy activo mostrando cómo aplicas la tecnología en tu trabajo. Para ti, ¿qué ventajas aporta a la agricultura?

El sector agrícola es un sector muy innovador, hace 20 años ya había tractores con GPS. Ahora además, tenemos múltiples herramientas para recopilar datos y poder hacer mejor las cosas y tomar decisiones en base a datos reales.

Defiendo el uso de la tecnología como una herramienta para mejorar y tener una constante evolución, pero como un recurso más en el buen hacer del agricultor, no como la solución a los problemas que tenemos en el sector.

Una pantalla de una aplicación agrícola para aplicación de abonos
Las nuevas tecnologías en el campo no son ningún secreto para Antonio, y desde las redes intenta mostrar su utilidad a todos sus seguidores.

Si pudieras dejar un mensaje a un consumidor en un envase de tus lentejas, ¿qué le dirías?

Espero poder envasar mis lentejas pronto y el mensaje que pondría es en base a los estándares de calidad que tenemos respecto otros países:

Es por mí, es por ti.

comparte en tus redes sociales

te puede interesar

Ir al contenido