Proyecto de Editorial Agricola

logo conocer la agricultura

PON UN MELOCOTONERO EN TU JARDÍN

¿Has encontrado ya ESE MELOCOTÓN cuyo aroma y sabor no se te va a olvidar el resto del verano y quién sabe si el resto de tu vida? ¿Tu propia versión en fruta de la magdalena de Proust? Quizás lo mismo hasta te has planteado sembrar su semilla a ver qué pasa. Si estás aquí buscando la respuesta, esta es sencilla: puede pasar de todo.

Es posible que obtengas un árbol que de frutos similares al original, pero es bastante más probable que apenas de frutos, estos sean más pequeños o no sepan igual de bien. Y es que hay muchos factores en juego: si la semilla procede de un híbrido fértil o no, si necesita que se injerte en un patrón, el clima, el tipo de suelo, la ubicación del árbol, si se ha podado bien, etc…¿Acaso alguien cree que esto de la agricultura consiste nada más que en sembrar y recoger?

Melocotonero
Porte de un melocotonero adulto. Fuente: Howard F. Schwartz, Colorado State University, Bugwood.org

Sus preferencias

Como en otros frutales, para que salga un buen melocotón es necesario que la meteorología acompañe. Las buenas temperaturas durante la primera fase de crecimiento del fruto inducen mejores calibres, es decir melocotones más gordos. Por otra parte, el calor y una buena insolación previa a la maduración produce frutos más sabrosos y coloreados.

Pongamos por caso que tienes curiosidad científica y un terrenito para albergar al futuro arbolillo. En primer lugar, hay que tratar la semilla para favorecer su germinación. Se puede estratificar o extraer del interior del hueso. Y una vez consigamos hacer crecer la plantita, habrá que buscarle un sitio para que se desarrolle.

                  En este video lo cuentan paso a paso

Luz y calor

El melocotonero es un árbol de pequeño tamaño, de hoja caduca, al que le gusta los climas cálidos. El frío intenso y las heladas tardías le vienen fatal, pero necesita inviernos con suficiente frío para desarrollarse y florecer. La «cantidad» de frío se mide en «horas-frío», y puede ser muy distinta según la variedad de melocotonero; las hay que necesitan desde 150 a más de mil.

Requiere mucha luz, a la que le gustan los veranos soleados con temperaturas elevadas. Es más, para obtener una buena producción requiere de agua, 600-800 mm anuales, y sobre todo que no le falte poco antes de la recolección. Es sensible a las enfermedades causadas por exceso de humedad, por lo que los suelos han de ser profundos, con buen drenaje y a ser posible no muy calizos, ya que aparecerían problemas de clorosis férrica.

En una zona del norte de Francia diseñaron plantaciones de melocotoneros pegados a muros blancos para que les dieran calorcito. Lo cuentan aquí.

Pongamos que habéis encontrado el lugar perfecto para que se desarrolle el arbolito. Habrá entonces que esperar unos 5 años para que empiece a dar frutos de los de verdad.

¿Te parece mucho?

Pues ya te decimos que es de los frutales que antes empieza a producir. Por este motivo, es de gran atractivo para muchos agricultores que pueden recuperar pronto la inversión de su plantación.

Presume de melocotonero

Estos árboles requieren una poda bien hecha que permita que llegue la luz a todas las hojas, respetando además la madera del año anterior por donde saldrán las flores y, por tanto, los frutos. En otras palabras, o te la hace alguien que sepa o te lo tienes que estudiar muy bien.

También es imprescindible realizar un aclareo de frutos. Se trata de eliminar una gran parte de los frutos que han cuajado, y hacerlo en el momento adecuado. La mejor época es tras la caída de pequeños frutos no fecundados, unos 30 días después de la floración. Si no se hace así, se obtendrán muchos frutos, pero de baja calidad, el árbol habrá agotado gran parte de sus reservas, lo que incluso puede comprometer la producción del año siguiente.

Plagas y enfermedades

  • Gomosis, que se identifica por los pegotes de savia de aspecto ambarino que surgen de las ramas y de mal pronóstico si no se eliminan las partes dañadas.
  • La abolladura o lepra del melocotonero.
  • El oidio, un hongo que recubre las hojas con una capa blanquecina.
  • Los «cuatro pulgones de El Apocalipsis» especializados en atacar a los brotes tiernos del melocotonero: el negro, el harinoso, el verde y el cigarrero.
  • La mosca de la fruta, capaz de arruinarnos el disfrute de ESOS MELOCOTONES por los que tanto hemos trabajado. Si se envuelven se puede evitar su ataque.

 lepra del melocotonero
Síntomas típicos de la lepra del melocotonero (Taphrina deformans): hojas abarquilladas y deformadas, formación de ampollas y coloración rojiza. Fuente: Whitney Cranshaw, Colorado State University, Bugwood.org

Esperamos haber aclarado algunas de vuestras dudas y que os animéis a plantar este frutal.

Otras entradas que te podrían interesar:


COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE EL MELOCOTÓN

DE MELOCOTONES, NECTARINAS Y PARAGUAYAS

comparte en tus redes sociales

te puede interesar

Ir al contenido