Proyecto de Editorial Agricola

logo conocer la agricultura
maquinaria agrícola tractor

MÁS DIFERENCIAS ENTRE COCHES Y TRACTORES

Ya hemos visto con anterioridad las diferencias fundamentales entre un coche y un tractor. Se compararon dos vehículos normales, lo que se denomina utilitarios o media gama: un Seat Ibiza Xcellence y un New Holland T5 ElectroCommand.

Ahora toca analizar otros elementos y componentes que diferencian totalmente al tractor del coche: tipos de tracción, toma de fuerza, habitáculo…

Maquinaria agrícola
¿Nos ponemos en marcha?. Fotografía cortesía de Fendt.

La tracción

Mientras la mayoría de los coches, incluido un Ibiza, disponen de tracción solo a dos ruedas, los tractores la tienen a las 4 ruedas. En los coches la tracción suele ir a las ruedas delanteras, mientras que los tractores siempre la tienen en las ruedas traseras. De hecho, el eje delantero “ayudará” en labores de campo.

La conexión de la doble tracción suele seleccionarla de forma automática el propio tractor. Por ejemplo, a velocidades bajas (inferiores a 12 km/h) la conecta y a velocidades altas (mayores a 12 km/h) la desconecta. O en otro caso, si se pisan ambos frenos la conecta, si el ángulo de giro es mayor de 15º la desconecta…

¿Dos frenos? Sí, así es

Los tractores llevan separados los frenos izquierdo y derecho. ¿Por qué? Pues porque pisando solo el freno de un lado, el tractor gira mucho más rápido y eso es muy importante en el campo. Sin embargo, cuando se va en transporte, ambos frenos se deben poner en posición conjunta.

Toma de fuerza

Con frecuencia, el tractor debe accionar aperos de trabajo como puede ser una abonadora, un pulverizador o una empacadora, etc. Estos son aperos que disponen de partes móviles y que requieren energía para ser accionados. El tractor es su fuente de energía. Para ello, los tractores disponen de una toma de fuerza mecánica que consiste en un eje que se mueve girando a unas determinadas revoluciones. Desde ese eje se toma la potencia para accionar las partes móviles del apero: bomba del pulverizador, distribuidores de abono de la abonadora o el conjunto de la empacadora.

En muchas ocasiones podrás ver a un tractor estático que está accionando alguna máquina, por ejemplo, una bomba de riego. En este caso el tractor se usa como fuente de potencia estática.

Sistema hidráulico

Otras veces el apero que lleva el tractor, ya sea suspendido o arrastrado, puede requerir potencia, pero no mecánica (la que aporta la toma de fuerza) sino hidráulica.

Tractor
Comúnmente en la parte trasera del tractor, pero también en posición ventral o frontal, el tractor dispone de unas salidas que son los denominados distribuidores hidráulicos. ¿Cuántos distribuidores lleva un tractor? depende de la especificación del modelo; uno normal, como nuestro T5 lleva 2 o 3 distribuidores.

El tractor, a través de sus bombas hidráulicas, manda presión y caudal a sus distribuidores. Allí se enganchan a los aperos mediante mangueras y acoples normalizados. La potencia hidráulica que aporta el tractor permite mover motores hidráulicos, como el de una trituradora de restos de poda, por ejemplo, o mover un cilindro hidráulico que despliega o recoge un determinado apero.

De la misma manera que los padres recogen los caramelos en las cabalgatas, este apero hace lo propio con las aceitunas. Claro que tiene que menear al árbol un poquito, y lo hace gracias a la potencia hidráulica que aporta el tractor.

Elevador

Otro de los componentes más diferenciadores de un tractor es el elevador. Un tractor siempre lleva elevador trasero y, cada vez más, también el delantero.

Se trata de un sistema por el cual con tres puntos de enganche (la razón de elegir 3 puntos es que solo existe un plano que pase por esos 3 puntos) se pueden amarrar los aperos que vayan suspendidos al tractor. Este sistema, también conocido como tripuntal, del que ya hablamos en esta entrada, es el más utilizado para enganchar aperos.

Tractor New Holland con aperos enganchados delante y detrás.

La cabina

Hace unos años la mayoría de los tractores iban sin cabina. El primer paso fue poner unos “cerramientos” para evitar inclemencias del tiempo. Pero estos “cerramientos” solo evitaban el aire y la lluvia, en ningún caso protegían, más bien lo contrario, frente a ruidos o a vuelcos.

Elementos de seguridad

Por suerte, para los agricultores los cerramientos han cambiado mucho. Hoy en día los tractores deben incorporar cabinas, que además de ser estructuras de seguridad, constituyen habitáculos con todas las comodidades (aire acondicionado o climatizador, aislamiento térmico y acústico, asientos con buenas suspensiones). También tienen que tener diseños ergonómicos para hacer más fácil las largas jornadas de trabajo. Hay incluso cabinas con puesto de conducción reversible, ya que muchas labores agrícolas se hacen marcha atrás.

Otra medida de seguridad son los sistemas avanzados de filtración de aire. Las cabinas cuentan con filtros de carbón activo para poder retener las partículas de sustancias peligrosas para la salud cuando se hacen tratamientos fitosanitarios. Además, la cabina de un tractor suele ir presurizada para evitar la entrada libre de aire y polvo del exterior.

tractor
¿”Todos” llevan cabina?: No, en realidad son “casi todos”. Hay unos tractores denominados “estrechos” o “especialistas” que se diseñan para trabajar entre frutales, a veces viñedo u olivar, que suelen ir sin cabina porque deben tener la mínima altura posible para pasar bajo los cultivos. En estos casos incorporan el denominado arco de seguridad. El arco protege al conductor de ser aplastado por el propio tractor en el caso de vuelco.

Número de plazas

A diferencia de los coches, cuyos habitáculos están normalmente homologados para 5 personas, las cabinas de los tractores lo están para 1 o máximo 2. En este caso, el conductor va en posición central y el acompañante se sitúa a su izquierda.

Automatismos y GPS

Junto a la transmisión es donde más diferencias se aprecian entre coche y tractor. Un tractor incorpora muchos más automatismos que un coche. En realidad, el número de automatismos es enorme, mucho más de los que se pueden explicar en una entrada.

Un tipo de automatismo lo hemos visto con la conexión automática de la doble tracción, también ocurre con la toma de fuerza. Ahora veremos otros dos más:

Gestión de cabeceras

Cuando el tractor llega al final de la calle del cultivo (besana) debe repetir una serie de acciones. Imagina que portas una vertedera que es un arado que voltea la tierra. Al llegar al final de la calle debes hacer la siguiente secuencia: subir la vertedera, girar la dirección, bajar el régimen de giro del motor (para consumir menos), voltear la vertedera (para que siga trabajando en el mismo sentido) y, de nuevo, volver a subir el régimen y bajar la vertedera… Bueno, pues, todo eso el tractor lo puede hacer “de memoria” usando sus automatismos, se graba una vez y ya está.

GPS y autoguiado

En el tractor el GPS es muchísimo más exacto. Hay varios niveles de precisión, pero el más exacto, se llama señal RTK, es capaz de tener una desviación máxima de la línea trazada de +/- 2 cm. Esta precisión tan elevada se requiere para plantaciones de hortícolas y para evitar solapes en la siembra y los tratamientos, lo que permite ahorrar semilla y productos fitosanitarios.

Antena GPS montada en un tractor
Antena GPS montada en un tractor

Los tractores que llevan GPS ayudan a la conducción, a día de hoy, mediante el sistema de autoguiado. Este permite al agricultor desentenderse del volante, ya que un motor eléctrico se encarga de manejarlo. Las órdenes al motor le llegan desde el receptor de GPS, que es mucho más voluminoso que el de un coche. Con autoguiado, el conductor solo se debe concentrar en que la máquina esté operando y en iniciar la secuencia automática al llegar al final de la calle. Otra gran ventaja es que permite trabajar de noche. Incluso, ya hay modelos autónomos.

No te pierdas este vídeo de tractor haciendo siembra directa con autoguiado.

Tractor teledirigido
¿Ciencia ficción? No. Los tractores teledirigidos ya existen. otra cosa es lo que cuesten.

Y eso es todo, ¿a qué molan los tractores? Seguro que a partir de ahora no los veis de la misma manera.

Otras entradas que te podrían interesar:

La primera entrega – DESCUBRE LAS CINCO DIFERENCIAS ENTRE UN COCHE Y UN TRACTOR  – es casi indispensable para meterse en el mundo tractoril.
Algunas de las cosas que se cuentan en esta entrada ya las avancé en:
TRACTORES PARA DUMMIES 

En 
DE TRACTORES Y SATELITES  ya cuento las tremendas innovaciones que se aplican a la maquinaria agrícola.

comparte en tus redes sociales

te puede interesar

5 minutos en leer

Quizás hayas visto en algún envase de frutas o verduras un logo de Producción Integrada o más probablemente del tipo de "Sin residuos de pesticidas". Pero ¿cómo es posible si dicen que se utilizan para todo? En esta entrada explicamos que es perfectamente posible conseguirlo, aunque no es fácil: simplemente se trata de “cambiar el chip“.

5 minutos en leer

Desde la sección "¿Qué haces tú?", queremos mostrar las iniciativas que, además de compartir los mismos objetivos que el Proyecto Conocer la Agricultura y la Ganadería, llevan a cabo sus actividades sobre el terreno.  Nuestra primera parada del viaje virtual es en Merino Spain y sus acciones para promocionar la oveja merina.
Ir al contenido