Proyecto de Editorial Agricola

logo conocer la agricultura
flor de colza

AUNQUE NO TE LO CREAS, LA COLZA ES INOFENSIVA

En primavera muchos campos cultivados se tiñen de amarillo. Para los que dudáis, sí, es colza.

Aunque se cultiva en toda España, cada vez tiene más importancia como alternativa al monocultivo de cereal, sobre todo en Castilla y León. Fuente: Deposit Photos.

Es un cultivo cada vez más frecuente en España

Poco a poco las hectáreas dedicadas a este cultivo van aumentando en España por varias razones:

  • Dados sus múltiples usos, la demanda es considerable y, a día de hoy, resulta rentable para los agricultores.
  • Es una buena opción para hacer rotaciones de cultivos, o lo que es lo mismo, alternar especies de familias botánicas distintas. Su profunda raíz encuentra nutrientes donde el cereal no llega, y una vez cosechada deja una gran cantidad de residuos (raíces, hojas y frutos) que contribuyen a mantener la fertilidad del suelo.
  • Además, hacer rotaciones con colza permite acceder a ayudas de la PAC por diversificación de cultivos dentro de lo que se denomina el Pago Verde o «Greening».

Por ello, está muy asentada como cultivo en los campos de nuestros vecinos europeos, en especial, Francia y Alemania. Si añadimos la producción de Polonia y Reino Unido hacen que la Unión Europea sea una potencia mundial, muy cerca del grupo asiático (China e India) y Canadá, país pionero en la mejora genética de este cultivo.

¿Para qué se utiliza la colza?

Tiene múltiples facetas, sobre todo industriales, pero puestos a destacar me quedaría con tres usos: consumo humano, fabricación de biodiésel y alimentación animal.

La colza (Brassica napus var napus)
La colza (Brassica napus var napus) pertenece a la familia de las crucíferas. Por tanto tiene entre sus parientes a la coliflor el brécol o la mostaza. Fuente: Syngenta Ontario.
 

Respecto al consumo humano, al igual que nosotros defendemos a capa y espada al aceite de oliva como el mejor del mundo, los países productores de colza hacen lo propio. Pero, a cada uno lo suyo y hay que contar muchas cosas buenas de él. Es el aceite vegetal con más ácidos grasos poliinsaturados en su composición, con más omega y más vitamina E de entre los aceites de uso común.

Por ello, podemos emplearlo en en ensaladas o para freír, en margarinas o como fuente de materia grasa en mayonesas o bollería.

Aceite de colza (también llamado en inglés rapeseed oil) a la venta en un Farmer’s Market en Londres.

Sus posibilidades para la fabricación de biodiésel son también muy interesantes, tanto desde el punto de vista ambiental como geopolítico (la UE pretende pasar del 2% de utilización actual de biocarburantes empleados en el transporte al 25% en 2030).

Es más, es mejor desde el punto de vista de la calidad de las emisiones (partículas en suspensión, metales pesados, monóxido de carbono, etc.) ya que puede contribuir a reducir la cantidad de gases de efecto invernadero. Esto último también depende de cómo se cultive.

Semilla de colza
¿Sabías que un 44% de la semilla de colza es aceite? El 56% restante es la torta de canola, que se utiliza como ingrediente rico en proteínas dentro del pienso de diversos animales (ganado, mascotas o peces). Fuente: https://canolagrowers.com/

¿Sabías que puedes encontrar aceite de colza en la pasta de dientes, la barra de labios o en la crema solar?

Pero en España te costará encontrarlo

El síndrome del aceite tóxico es una enfermedad epidémica multisistémica que apareció en 1981 en España. Un fraude alimentario, acompañado de intoxicación que se llevó a 400 personas y causó graves secuelas a muchas más (unos 20.000 afectados) explica por qué la colza tiene todavía tan malísima fama en nuestro país.

Por aquella época la mayoría de la colza tenía dos sustancias que la hacían poco recomendable para uso humano (tal como cuento en esta entrada) el ácido erúcico y los glucosinolatos. El motivo de que estuviera prohibida su venta para cocinar, pero no como aceite industrial.

En estos casos se recurre a la desnaturalización, que consiste en añadir una sustancia, en este caso un colorante, para disuadir de su uso o avisar que no se debe utilizar (algo similar ocurre con el alcohol de quemar, las semillas tratadas con fitosanitarios o el gasóleo agrícola).

Sin embargo, se le añadió un químico decolorante, la anilina, para volver a dar la apariencia natural al aceite de colza ya desnaturalizado. Abarató el producto y se comercializó de forma clandestina y sin control, sobre todo en mercadillos.

En esta interesante entrada relatan la investigación, digna de un capítulo del Dr House, que dió con la sustancia tóxica. Fue esa anilina que se utilizó para ocultar que se estaba cometiendo un fraude. De otro modo, que la colza no tenía la culpa de la que se armó, aunque también es verdad que en aquel momento no era apta para cocinar.

¿Aceite de colza o de Canola?

Este mal recuerdo hace que aún hoy en día esté proscrita de los anaqueles del supermercado… Al menos con este nombre.

Desde hace un tiempo existe una norma que obliga a hacer referencia al origen de los ingredientes grasos, sean de palma, oliva, girasol, etc. Por esa razón, en España, muchos fabricantes recurren a denominaciones alternativas a la colza: nabina, nabiza o canola (o cánola), para «camuflarla» y no generar alarma social.

Miles de alemanes, franceses, canadienses y medio mundo, suelen freír las patatas es aceite de Canola, no de colza.

La Canola fue desarrollada en los años 60 y 70 con técnicas de mejora genética tradicional y no recibió su nombre actual hasta 1978. Se trata del único cultivo del mundo desarrollado en Canadá y por ello su nombre resulta de la combinación de Canadá y Ola (de olium, aceite). Es fácil confundirla, ya que tiene el mismo aspecto que la colza al proceder de ella. Tiene una diferencia fundamental: la Canola tiene valores mucho más bajos de ácido erúcico y glucosinolatos, que ya vimos que no son recomendables en alimentación humana o animal. Y ya puestos también consiguieron aumentar la proporción de ácido oleico, lo que la hace mucho más atractiva para la industria alimentaria. En otras palabras: la Canola es una colza mejorada.

cultivo de colza
La colza es un cultivo que puede ser de secano o de regadío. Fuente: Pixabay.

Además, gracias a los avances científicos también se ha mejorado para hacerla más atractiva al agricultor. Hoy en día los agricultores pueden elegir entre su versión normal, la modificada gracias a la genética o dla transgénica. Estas últimas son resistentes a herbicidas, ya que las plantas jóvenes agradecen una ayudita para luchar contra las malas hierbas.

Otras entradas que te podrían interesar:

 

Aunque hay variedades de todo tipo, la colza está en el top ten de cultivos transgénicos, como verás en:  ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES CULTIVOS TRANSGÉNICOS?  

La colza se ha convertido en un buen sustituto al aceite de palma, tal como contamos aquí: RESUELVE TUS DUDAS SOBRE EL ACEITE DE PALMA. Pero ambas tienen algo en común, se intenta camuflar su existencia.

Para obtener una buena producción de aceite, hay que suministrar a los cultivos de colza abonos ricos en azufre:  ABECEAGRARIO: AZUFRE 

Si quieres saber más sobre qué es eso de la PAC y el Pago Verde, puedes leer: PAC PARA PRINCIPIANTES

comparte en tus redes sociales

te puede interesar

5 minutos en leer

Quizás hayas visto en algún envase de frutas o verduras un logo de Producción Integrada o más probablemente del tipo de "Sin residuos de pesticidas". Pero ¿cómo es posible si dicen que se utilizan para todo? En esta entrada explicamos que es perfectamente posible conseguirlo, aunque no es fácil: simplemente se trata de “cambiar el chip“.

5 minutos en leer

Desde la sección "¿Qué haces tú?", queremos mostrar las iniciativas que, además de compartir los mismos objetivos que el Proyecto Conocer la Agricultura y la Ganadería, llevan a cabo sus actividades sobre el terreno.  Nuestra primera parada del viaje virtual es en Merino Spain y sus acciones para promocionar la oveja merina.
Ir al contenido