Proyecto de Editorial Agricola

logo conocer la agricultura

DE GALLINAS FELICES Y HUEVOS BARATOS

 
La producción de huevos está tan automatizada que el consumidor es la primera persona que toca el huevo tras salir del cuerpo de la gallina.
 
 

No vamos a ponernos a discutir sobre qué fue primero, si el huevo o la gallina, pero sí podemos contaros algo sobre ambos. Estas aves producen un huevo cada 24 o 26 horas y son madrugadoras, prefieren ponerlos temprano y así tener el resto del día libre.

¿Sabías qué la producción de huevos está tan automatizada que el consumidor es la primera persona que lo toca tras la puesta?

¿Qué sabemos de la vida de las gallinas ponedoras?

Tienen una vida intensa. La gallina ponedora comienza su periodo productivo con unos cinco meses. Si tienen todos los cuidados que necesitan, pueden llegar a poner un huevo al día durante uno o dos años. ¡Unos veinte kilos de huevo al año!

Viven en pisos

Estas aves viven en jaulas desde que se inició la producción industrial de huevos, allá por los años 50 del pasado siglo. Por aquel entonces, se diseñaron para evitar el contacto de las aves con sus excrementos, aspecto imprescindible para garantizar su salud y la higiene de los huevos. Desde entonces se ha ido aumentando el número de animales por nave y automatizando las labores de alimentación, recogida de huevos y limpieza de excrementos. Todas estas mejoras han permitido incrementar la productividad de las granjas, factor clave para sobrevivir en un mercado muy competitivo. 

Los sistemas modernos se organizan en naves de puesta, que alojan hasta 100.00 aves en cada una. En ellas, las gallinas viven en jaulas que se colocan unas encima de las otras, ¡incluso en ocho pisos!

Garantizando el bienestar animal

El bienestar animal es fundamental, el primer interesado en que las gallinas pongan huevos es el granjero. La normativa está en constante renovación para adaptar los espacios y garantizar el cuidado de los animales. Las jaulas se siguen utilizando, pero son más grandes, incluyen nidales para las puestas y perchas para que puedan dormir con comodidad.

La normativa de la Unión Europea, además, permite tres formas más de cría de las gallinas ponedoras:

  • Gallinas criadas en suelo: Las aves no están enjauladas y tocan a unos 1100 cm2 por animal (no es que tenga solo ese espacio para poder moverse, es una cifra que se refiere a la densidad). Las instalaciones cuentan con comederos, bebederos y nidales donde se mueven en libertad. También se pueden organizar en pisos.
  • Gallinas camperas: las aves están en libertad y se alojan en una nave que está comunicada con terrenos al aire libre. La densidad es de nueve gallinas por metro cuadrado en el interior, y fuera pueden disfrutar un poco de la sensación de poner «las patas en la tierra».

  • Gallinas de producción ecológica: este sistema se rige por unas normas bastante más estrictas respecto al bienestar animal. Las aves viven en total libertad con acceso permanente al exterior donde pueden picotear, escarbar y darse baños de arena.

El código de los huevos

¿Te has parado a pensar qué significa la matrícula impresa en la cáscara de los huevos? Si no lo sabes, no te preocupes, por norma, en el envase se tiene que indicar a qué corresponden todos esos números.

El código es importante porque garantiza la trazabilidad; si hay problemas sanitarios podremos saber enseguida de qué granja procede e incluso de la nave de puesta (en el caso de sistemas industriales). Sin embargo, a la hora de comprar nos fijaremos en el primer dígito, que nos indica la forma de cría de las gallinas.

  • El número 3 es para la producción en jaulas.
  • El número 2 es para la producción en suelo.
  • El número 1 es para las gallinas camperas.
  • El número 0 es para las gallinas de producción ecológica.

El coste final

El alojamiento y manejo de las gallinas es lo que condiciona el precio final de los huevos. Además del coste de producción hay que tener en cuenta otros factores, como el bienestar animal. Es el consumidor el que tiene en su mano la forma de decidir qué sistema prefiere.

 
Un gallinero tradicional. Foto de Adelardo Rodrigo.
 

Otras entradas que te podrían interesar:

DE LAS YEMAS DE LOS HUEVOS, SU COLOR Y OTRAS CURIOSIDADES

DE GALLINAS FELICES Y HUEVOS BARATOS

comparte en tus redes sociales

te puede interesar

5 minutos en leer

Quizás hayas visto en algún envase de frutas o verduras un logo de Producción Integrada o más probablemente del tipo de "Sin residuos de pesticidas". Pero ¿cómo es posible si dicen que se utilizan para todo? En esta entrada explicamos que es perfectamente posible conseguirlo, aunque no es fácil: simplemente se trata de “cambiar el chip“.

5 minutos en leer

Desde la sección "¿Qué haces tú?", queremos mostrar las iniciativas que, además de compartir los mismos objetivos que el Proyecto Conocer la Agricultura y la Ganadería, llevan a cabo sus actividades sobre el terreno.  Nuestra primera parada del viaje virtual es en Merino Spain y sus acciones para promocionar la oveja merina.
Ir al contenido